Si buscas saborear cerveza artesana junto a tus comidas favoritas no te pierdas estos consejos para acertar con la mejor combinación.

Con el auge de la cerveza artesana llega el interés por encontrar la combinación perfecta entre cerveza y  alimento, hacer que bebida y comida (y no solo el vino)  “casen” bien y nos permitan disfrutar de cada sorbo y cada bocado de la forma más completa y armónica posible. De ahí que cada vez se experimente más, incluso en alta gastronomía, con las muchas posibilidades de maridaje que nos ofrecen las cervezas artesanas.

Hay que aclarar que, al igual que sucede con el maridaje del vino, a la hora de elegir siempre debe mandar el gusto personal. No obstante, a comer y a beber también se aprende y si quieres quedar bien con tus maridajes cerveceros, puedes partir de estos criterios básicos:

La primera pista y la más simple: comidas ligeras, cervezas ligeras; y a la inversa. Esto quiere decir esencialmente que el sabor de la cerveza y de la comida no deben competir entre sí, sino complementarse.

Otro posible criterio a seguir es la búsqueda de equilibrio o concordancia entre aromas y sabores, de forma que la cerveza pueda equilibrar el aroma o sabor más fuerte del plato. 

También tenemos el maridaje por corte, cuando la cerveza se utiliza para “limpiar la boca” y suavizar sabores de comidas potentes, picantes, avinagradas, etc.

Por último, un clásico que nunca falla es el maridaje por contraste entre polos opuestos, como el contraponer el amargo de la cerveza, por ejemplo, con platos que contengan algún ingrediente dulce o agridulce.

 

La cerveza va con todo

Dependiendo de su tipo, la cerveza marida prácticamente con todos los sabores, desde los agridulces a los picantes y especiados, pasando por los dulces, ácidos y amargos. Los tradicionales o más conocidos son los maridajes de cerveza con queso, con carne, con pescado azul y con postres y dulces, especialmente con chocolates.

Así, por ejemplo, las cervezas ligeras y bien frías casan a la perfección con los sabores agridulces, como los de la comida oriental, mientras los sabores amargos, como los de alcachofas o endivias, se equilibran bien con algunas cervezas con más cuerpo.

Las cervezas de cuerpo medio, por su parte armonizan perfectamente con las brasas de carne y las más densas y amargas se complementan muy bien con los sabores especiados y picantes.

Sin olvidar que todos aquellos platos que se cocinen con cerveza como uno de los ingredientes, pueden maridarse igualmente con ella, pues los sabores se verán complementados.

La cerveza va con todo, maridaje con cervezas artesanas.

 

A cada tipo de cerveza su plato 

Las cervezas tipo Pale Ale pueden acompañar una gran cantidad de alimentos, desde ensaladas, pescados y mariscos, a sushi, quesos, pasta, empanadas de carnes. También combinan muy bien con los sabores de carnes asadas y a la parrilla, sobre todo hamburguesas. Es el caso de La Cibeles Rubia, que prácticamente va con todo, refrescante y ligera, con aromas florales y retrogusto a cítricos.

 

Las tipo Pilsen funcionan bien con sopas suaves, pizzas y ensaladas. Nosotros proponemos la Malasaña Pilsen, una cerveza  dorada y pálida que entra ligera, deja sensaciones de frutos secos y es muy fácil de beber. Además, también marida a la perfección con pescados grasos, como atún o salmón, y mariscos.

 

Las IPA (India Pale Ale), dependiendo de su grado de amargor, combinan bien con sabores picantes y especiados, pero también con pizza, cerdo, pollo, sushi y hasta pescado frito. Nuestra favorita es una Doble IPA o Imperial Ipa de La Cibeles, una cerveza con buen cuerpo, aromática y bastante amarga.

Otra IPA que os sugerimos es la Portus CPA (Cántabra Pale Ale) para degustar comidas intensas como embutidos o quesos, aunque marida también con cualquier guiso o pescado o mariscos, como pulpo, por ejemplo. Esta es una IPA resinosa y maltosa, profundamente aromática y amarga, capaz de limpiar el paladar a cada sorbo y dejarlo listo para saborear con la misma intensidad los bocados iniciales.

Pero las IPA también pueden encajar bien con sabores ácidos y avinagrados, como encurtidos, aceitunas y aperitivos en general. Nuestra sugerencia, en este caso, es la Malasaña IPA, cerveza no tan amarga con un cuerpo medio-ligero, refrescante y redonda.

 

Por su parte, las cervezas estilo Brown Ale, como LaCibeles Castaña, son ideales para maridar con pescados ahumados, cerdo asado, carnes con salsas de setas o quesos fuertes. Esta en concreto es una cerveza de cuer

po intermedio y de color ámbar intenso, turbia, que destaca por su sabor, mas dulce que amargo y rico en matices, gracias a una ajustada combinación de maltas (tipo Pilsen, Caramelo y Crystal).

 

Cerveza y chocolate, un acierto seguro 

El maridaje de cerveza con los postres resulta original, atrevido e irresistible. Para postres pesados y cremosos, trufas, mousse y tartas de chocolate negro y frutos rojos o pasteles de frutas dulces, e incluso tartas de queso y frambuesas, elegiríamos las clásicas cervezas estilo Stout, cervezas muy oscuras y de alta fermentación, con notas tostadas y buen cuerpo, con aromas a café, cacao, tofe, regaliz y caramelo.

Para los postres de chocolate, o salsas que lleven chocolate, sugerimos además la Urban, ¿a qué sabe el amor?, una cerveza densa y con cuerpo, del tipo Belgian Strong Ale, que o llega a ser negra del todo, con un rico dulzor a malta, especiada, con sabor a vainilla, frutas del bosque y flores, bastante alcohólica (12%) y no muy amarga y que también se puede maridar sin problemas con carnes rojas, ahumados y ensaladas.

 

Las cervezas de trigo las más fáciles de combinar

Las cervezas de trigo, bien frescas, maridan casi con cualquier cosa, por su suave sabor y textura y su alta carbonatación. Son ideales para sopas ligeras verduras, ensaladas y platos vegetarianos, quesos blancos y suaves o no tan suaves, e incluso platos de arroz y sushi.

Hay que destacar la buena combinación que hacen las cervezas de trigo con los sabores marinos, como ensaladas con pescados y cítricos, ceviches y marinados.  La versatilidad de este tipo de cerveza la hace apta también para acompañar pastas, pastelería y tartas de frutas.

[maxbutton id=”2″]

 

 

Saber más: 

The Beer Times https://www.thebeertimes.com/

Cervezas de todo el mundo. Por S. Pilla y G. Vinci. EDITORIAL: De Vecchi