¿Vas a participar en tu primera cata de vinos y quieres estar preparado? Toma nota de estas recomendaciones para aprovechar al máximo la experiencia.

Decía Salvador Dalí que “el que sabe degustar no bebe demasiado vino, pero disfruta sus suaves secretos”. El genial pintor definió en un trazo la esencia de una cata: un auténtico placer sensorial que nos desvela las cualidades más ocultas de un vino. Si te estas iniciando o ya eres un aficionado al vino, seguro que también querrás profundizar en sus secretos participando en una cata de vinos.

Las catas de vinos están de moda como una actividad de ocio alternativa y original, casi un acto social. Se trata de una reunión muy especial, un grupo de personas dispuestas a pasar un buen rato, aprendiendo y disfrutando en compañía de amigos o de desconocidos, una buena selección de caldos y un conductor experto que vaya mostrando el camino.

 

Cómo disfrutar de una cata

No creas que hace falta ser un experto ni un entendido en vinos para participar en una cata de vinos. La cata es una experiencia íntima y subjetiva, por ello la mejor manera de disfrutarla es entregarse al momento: actitud y aptitud, un poco de concentración y disposición a aprender a través de tus sentidos.

Eso sí, llegado el momento, recuerda coger la copa por el fuste o por la base, nunca por el cáliz ni entre las manos, inclinarla ligeramente y observar la huella del vino en el cristal, después oler, tomar un pequeño sorbo, pasearlo por los laterales de la lengua y finalmente tragarlo.

En Bonum Vinum organizamos catas periódicamente, en las que los asistentes van experimentando, siempre de la mano de nuestro experto, todo ese mundo de sensaciones y conociendo no pocas anécdotas e información interesante acerca de cada uno de los vinos que compartimos.

 

La tres fases de la cata que nos enseñará el experto

Por definición, cata o degustación de vinos es el procedimiento que nos permite conocer y analizar las propiedades del vino a través de nuestros sentidos. La cata puede ser de cualquier temática: vinos de una D.O determinada, como por ejemplo estos de la D.O Vinos de Madrid, vinos elaborados con un solo tipo de uvas, vinos tintos, vinos blancos, etc.

A continuación, te contaremos cómo se desarrolla habitualmente una cata para que te animes a participar de esta experiencia que es mucho más que lúdica.

Una vez conocidos los caldos a degustar y con todo el grupo dispuesto a comenzar, el conductor nos irá guiando por las tres fases diferenciadas que estructuran la cata: visual, olfativa y gustativa.

Comenzará enseñándonos a mirar el color del vino, su brillo, su limpieza o turbidez y su consistencia o cuerpo. Si hay burbujas, el experto también nos llamará la atención sobre su forma, tamaño y comportamiento. Aprenderemos de qué depende el color del vino y toda la información que nos puede llegar a ofrecer con solo mirarlo.

A continuación, el conductor nos animará a percibir los aromas del vino, que son evocadores de los distintos momentos de la vida del vino: la viña la uva, la crianza, la bodega… Con su ayuda, aprenderemos a oler despacio y a captar los distintos aromas que se van expresando: primero al acercar la copa a la nariz, luego al hacer girar el vino y después al cabo de un tiempo y una mayor agitación. Nos explicará el significado de los términos que se usan para definir los aromas, como afrutado floral, vegetal, mineral, especiado….

Por último, el conductor nos indicará que ha llegado el momento de hacer funcionar el sentido del gusto, nos enseñará a valorar el sabor y a percibirlo con las distintas zonas de nuestra lengua. Captaremos, gracias a sus indicaciones, si el vino es áspero o fluido, astringente o ácido, persistente, redondo y entenderemos al fin que quieren decir las palabras goloso, redondo o equilibrado  al referirse a un vino.

Por supuesto, el experto nos facilitará datos precisos sobre cada vino que forma la cata: nombre, cosecha, D.O y región o de donde proviene, notas de cata, premios, anécdotas… Cada vino tiene una historia que contar y él es el más indicado para contarla.

A ti ya solo te queda seguir los 3 pasos de la cata y hacer caso a tu paladar, compartir tus sensaciones y disfrutar del momento. ¿Te apuntas? Contáctanos y propón cuándo y con cuántos amigos te vienes y te montamos tu cata a medida.